El inicio de nuestro rodaje en la población de Castelnau de Montmiral

Comienza con este post un sorprendente viaje por una región de Francia cuya belleza e interés cultural, natural, gastronómico y enológico es imposible igualar. Mis pies me llevan hoy a Midi-Pyrénées para realizar un reportaje donde descubriremos algunos de los más bellos pueblos de Francia. Yo he decidido hacer este viaje en coche, no está muy lejos y poder descubrir cada pueblo, cada carretera con su naturaleza frondosa, su arquitectura medieval, no tiene precio y de otra forma no disfrutaríamos lo mismo. Dedico a mi exclusivo viaje cinco días cargados de recuerdos y conocimiento que nunca olvidaré. Se puede hacer en menos tiempo sin ningún problema.

Comenzaremos nuestro viaje visitando el departamento de Tarn donde descubriremos algunos de los pueblos más bellos de Francia. Comenzamos con Castelnau de Montmiral.


Dos imagenes de la plaza con soportales de Castelnau de Montmiral
Nada más llegar quedamos sorprendidos por la belleza y tranquilidad de este pequeño pueblo, un viaje en el tiempo que sólo nos devuelve a la realidad al ver algún vehículo de nuestro tiempo. A pesar del gran interés de la arquitectura de todo el pueblo, lo más notable es su plaza con soportales y la antigua picota en una de sus esquinas. La conservación de su patrimonio del S. XVI y XVII es realmente de alabar, algo que me emociona en pueblos y ciudades en toda Francia.
Desde aquí podemos iniciar la llamada “Ruta del Patrimonio” que se puede hacer andando o en bicicleta. Nuestro programa de viaje no nos lo permite e iniciamos ruta hacia otro interesante pueblo, Puycelsi a tan solo 15 minutos.


Edificios de Puycelsi en perfecto nivel de conservación
La influencia de la arquitectura veneciana está presente en Puycelsi

Nuevamente encontramos en Puycelsi una tranquilidad que relaja cuerpo y espíritu, nada más llegar decidimos explorar el pueblo y vamos descubriendo una sucesión de casas igualmente conservadas con exquisito cuidado y cariño. La vegetación compuesta por arboles y plantas de flor ambientan toda la población y le confieren a cada esquina, vivienda o plaza una personalidad muy especial. Como siempre opto por comunicarme con los vecinos que muy amables me cuentan los orígenes de su tierra y los avatares de la historia en la región. Son de destacar en la zona la iglesia de Saint Corneille, la capilla de St. Roch, el Castillo de la Capitania Real y la Puerta de L´Irissou. Pronto descubrimos que hay más de un hijo y nieto de españoles que vinieron a parar a esta zona después de la guerra civil, su carácter español abierto y divertido es evidente y sus historias para escribir un libro ¡malditas guerras!
Al comenzar la suave noche abandonamos a nuestros hijos de la guerra civil y vamos al hotel donde nos alojamos en nuestra primera noche, “L´Ancienne Auberge***”

Hotel L´Ancienne Auberge


Dos ejemplos de habitaciones de este pequeño y muy atractivo hotel

Este delicioso hotel con 8 habitaciones a cada una más bonita cuenta con un encantador bistrot con chimenea y un cuidado restaurante donde se pueden empezar a descubrir las delicias de la región, los secretos gastronómicos de Dorothy, su propietaria, y el buen hacer de los cocineros locales. Tuvimos la oportunidad de entrevistar a su cocinero Fabien que nos hizo felices con una muy agradable cena donde impera el respeto a la naturaleza y lo biológico.

El cálido restaurante, con mucho encanto






Los productos locales, verduras, hortalizas, embutidos y caza están muy presentes en su cocina. Los sabores intensos y particulares en cada plato nos dan una perspectiva de la sabiduría culinaria del pueblo francés que a lo largo de los siglos ha ostentado el orgullo de poseer la cocina más refinada del mundo.
Aunque esta zona no destaca por la producción de vinos espectaculares siempre se pueden encontrar buenas excepciones, nosotros acompañamos nuestras viandas con un 
Cobes D´avès 2005 y un champagne L´Authentique Mauzac.


Con el imborrable recuerdo de los sabores de la noche anterior retomamos nuestro viaje para encaminarnos a otro pueblo considerado como otra de las joyas de Francia.

Como colgado del cielo sobre las montañas la bella silueta de Cordes sur Ciel aparece frente a nosotros, su monumentalidad es evidente ya desde lejos. Joya de la arquitectura gótica es la primera y más visitada de las fortalezas del Tarn con ocho siglos de historia.

Sus plazas, pequeños establecimientos, edificios públicos y privados respiran un aire singular y muy particular, estamos nuevamente ante una población muy cuidada y protegida donde el turismo tiene una clara presencia.

Su famoso pozo guarda secretos del pasado, con más de 100 metros de profundidad. En La Cruz de la Plaza (finales del S. XV) podemos ver el recuerdo de la matanza de tres inquisidores que fueron lanzados al fondo del pozo en el año 1.233. Otras leyendas de dragones muy famosas nos acompañan durante nuestra visita a la población.

Después de una muy interesante visita donde descubrimos, su arquitectura, arte en distintas disciplinas y formas de vida del pasado decidimos visitar al simpático y divertido Laurent Cazottes, propietario de una muy recomendable tienda especializada en vinos y otras especialidades digestivas a tener en cuenta. Algunos de sus vinos son merecedores de estar presentes en las mejores mesas del mundo.

 Laurent es además productor de algunos digestivos muy famosos en la zona con especialidades muy diversas. Después de ampliar nuestros conocimientos sobre estos licores y sus formas tradicionales de producción nos marchamos de su atractiva tienda en compañía de su amigo y famoso chef Patrice Gelbart, propietario de un moderno restaurante decorado con muy buen gusto, Aux Berges du Cérou en la pequeña población de Salles .

En un lugar idílico junto a un río y rodeado de vegetación Patrice nos da la bienvenida a su restaurante con una aperitivo que presagia un almuerzo para recordar.

Embutidos de la zona, mantequilla y paté artesanos y otras delicias vegetales además de un pan recien horneado nos espera en la mesa de la terraza con vistas al río.

Una cocina creativa, con expresión y donde los sabores mandan nos sorprende al sentarnos en la mesa. Fusión de sabores del mar con productos de la tierra y el frescor de la hiervas.

Como compañero de este viaje culinario Patrice nos ha recomendado un vino que vimos en el establecimiento de su amigo y que nos llamó la atención por su etiqueta. Posteriormente he descubierto que este vino se encuentra catalogado como uno de los top en los mejores clubs de vinos de New York.
Hablamos de Causse de Marines, de una bodega que trabaja con intensidad para recuperar el antiguo esplendor y fama de Gaillac. Con tecnología biodinámica esta bodega trabaja de forma biológica sin pesticidas, fungicidas ni abonos químicos. Su color brillante y su sabor fresco en boca lo hacen ideal para acompañar aperitivos, embutidos, carnes curadas y elaboraciones con pescado. Vibrante e intenso en boca desata sus potencia frutal.

En el siguiente plato un delicioso pulpo con huevas de pescado y las siempre presentes hiervas con una atractiva presentación sobre pizarra nos llena el paladar de nuevas sensaciones.

Patrice nos ha roto el mito de los cocineros franceses de esta zona, no en todos los sitios se come foie o pato en sus múltiples presentaciones. El tercer plato juega con tres sensaciones y formas compuestas por pescado, un puré de base y un caldo que con su densidad adquiere cuerpo de salsa. Un buen juego de sabores. 

Con el postre llega la ruptura de sabores y lo dulce manda con presencia de helado en los dos casos, una bonita presentación acompaña a cerrar con broche de oro.
Lo peor de hacer nuevos amigos es tener que decirles adiós, pero es lo que identifica al viajero y debemos seguir nuestro viaje para conocer a más personas interesantes, nuevos lugares y seguir aprendiendo cada minuto. Ahora nuestro vehículo pone rumbo a Monestiés a tan sólo 15 minutos de nuestra actual posición.

Después de un pequeño trayecto, ambientado por un bellísimo paisaje, el puente de Candèze nos da la bienvenida sobre un tranquilo río Cerou.

Antiguas fortificaciones, la fuente de Griffoul, casas bien conservadas y otras muestras de arquitectura notables y cargadas de historia nos hablan de su pasado histórico.

Si por su belleza merece la pena visitar esta población hay que mencionar uno de los motivos por los que Monestiés recibe muchos visitantes al cabo del año. Dentro del Castillo de Combefa su estatuario religioso es considerado uno de los mejor conservados e interesantes del mundo, con veinte estatuas a tamaño real de piedra caliza policromadas que representan los tres últimos episodios de la Pasión de Cristo.

Para los amantes del arte contemporáneo es de visita obligada el Museo Bajen-Véga donde podemos contemplar gran parte de la obra de este famoso artista enamorado de la figura humana.
Con el objetivo de llegar antes del anochecer a nuestro siguiente destino abandonamos este interesante museo para encaminarnos al departamento de Aveyron.



Un modesto hotel es nuestra elección para pasar la noche, L´Oustal del Barry en Najac. Sus propietarios Corine y Rémy Simón nos dan la bienvenida a su casa rodeada de naturaleza y enclavada en uno de los pueblos más bellos de Francia.

La cocina de Rémy respira buen hacer y la luz del sol la inunda toda dando un ambiente muy positivo a este lugar. En su filosofía gastronómica el vino juega un papel fundamental y su bodega es digna de visitar.

La carta de presentación de este restaurante además de su famosa bodega es una base de gran respeto a la naturaleza, las materias primas locales y la gran importancia que da a los productos estacionales y por tanto a una cocina de temporada.

Después de visitar la cocina de Rémy y su impresionante bodega pasamos al restaurante con un buen ambiente de gente local y turistas.
Su primera demostración de poder es un plato de mejillones sobre salsa de carabineros que nos gusta y disfrutamos. 

Le he pedido a este buen cocinero que nos recomiende un vino de la tierra para descubrir nuevos sabores que puedan hacer un maridaje correcto con sus plato. Rémy nos recomienda Domaine des Vignes Grandes producido en Najac.

El primer plato que acompaña nuestro vino es una magdalena natural, ala de pato, lentejas, foie gras, pera, espárrago y tomate. Una sorprendente mezcla de sabores muy diferentes.

El tercer plato no tarda en llegar con atractiva presentación y mejor sabor, Trucha asalmonada, jamón curado, condimento de espinaca, rissoto con ternera y salsa de carne con curry. Una fusión de texturas y suaves roces de diferentes sabores del mundo van a dar a nuestro paladar una muy agradable sensación. Puedo estar cenando en Italia, India o cualquier otro lugar de Europa. En un sólo plato sabores del mundo conjugando en perfecta sintonía.

Rémy sabe muy bien como terminar bien una cena, algunos restauradores no dan importancia al postre después de suculentos platos y permiten que una velada magnifica acabe lamentablemente. No es el caso de nuestro cocinero que nos ofrece un delicioso postre muy bien presentado, Praliné de chocolate negro, helado de chocolate negro, teja de almendra y teja de chocolate blanco con culi de frambuesa con fresas. Un final inmejorable para nuestro segundo día de viaje donde ya todo lo aprendido, visto y probado nos tiene en vilo pensando en lo viene mañana.

Después de un buen desayuno nuestros amigos Carine y Jackie nos esperan para descubrir esta interesante población, la primera sorpresa es la visita de una pastelería artesanal donde se hace cada día un bollo muy famoso en esta región, La Fouace. Las paredes des establecimiento muestran fotografías de gigantes producciones de este bollo que se realizan en fiestas y eventos especiales. Con este delicioso bollo en las manos seguimos nuestro camino quedando muy impactados por la belleza de este pueblo, parece que hemos sido tragados por la edad media.

La impresionante silueta de Real Najac, construído en plena roca. Un detalle curioso es el calculo que se  ha realizado de su construcción total que hoy tendría un precio de 60 millones de euros. Diez años y dos mil personas fueron necesarios para levantar semejante obra. Es sin duda una visita obligada por su exclusividad, con troneras a 6,80 m, únicas en el mundo que permitían el tiro simultáneo de tres arqueros colocado uno encima de otro. La fortaleza pertenece hoy al Señor de Montalivet conocido por su proeza de esconder durante la guerra en la Abadia de Loc-Dieu parte de los lienzos del Museo del Louvre, entre ellos la Mona Lisa ¡gracias Señor Montalivet, sin duda el mundo es mejor por personas como Vd.!


Nuevamente estamos ante la preservación absoluta del patrimonio francés, es encomiable y de alabar continuamente y reconozco que me da una gran y sana envidia. Cada casa, cada esquina, cada perspectiva es impresionante. Otro ejemplo notable de arquitectura en Najac es la iglesia construida en el siglo XIII por los cátaros. Este pueblo nos habla de las vicisitudes que algunos de estos católicos no reconocidos por la iglesia sufrieron al ser quemados vivos en público.
Todo Najac está rodeado de naturaleza con bosques y su serpenteante río y sus vistas son espectaculares mires donde mires.

Ejemplos de preciosas tiendas del pasado que conservan todo su encanto se suceden a lo largo de este pueblo. Antes de decirle adiós a la bella población de Najac visitamos el estudio del escultor Bernard Hemour que trabaja con diversos materiales y con técnicas muy expresivas. Nos llama poderosamente la atención su forma de trabajar la madera con la que crea expresiones de naturaleza humana realmente bellas.

Y nuevamente llega el momento de despedirse de un lugar de ensueño, nuestro siguiente objetivo es un lugar increíble y digno de ser visitado, los que conocen a nuestro siguiente amigo dicen que es realmente divertido y realiza un trabajo único en el mundo en la población de Monteils.

En un marco rustico donde todos los detalles están cuidados al máximo nos recibe el gran Jacques Carles, un tipo genial, divertido y muy trabajador. Rodeado de sus especialidades nos cuenta como pasa cada día en su granja de patos.

Mi operador de cámara y yo seguimos a Jacques por todas sus tierras para comprender como este hombre de campo ha conseguido cerrar el circulo, cultiva el alimento de sus animales, viven al aire libre siendo alimentados con productos naturales. Con estos patos que disfrutan de una gran vida realiza todas sus especialidades que luego enlata y comercializa como producto delicatessen.

Después de ver como viven y se alimentan sus patos Jacques nos pide acompañarle a su  “Table Paysanne” donde nos tiene preparada una pantagruélica comida a base de pato con distintas preparaciones.



Las viandas de Jacques pueden con nosotros ¡ha preparado comida para un regimiento! y es que este hombre es la generosidad en persona. Una preparación de pato con patata y verduras realizado con receta ancestral y secreta (sopa aveyronnaise). Un delicioso pato en forma de hamburguesa o filete acompañado de salsa muy especial y algunas verduras y hortalizas que lo acompañan cocidas, pato asado durante muchas horas y un plato donde el fuego forma parte del espectáculo también secreto culinario de Jacques.
La casa de Jacques es el lugar adecuado para organizar una comida muy divertida y diferente para grupos grandes, es el anfitrión perfecto.

Una comida con muchas risas y donde hemos aprendido todo sobre el mundo de la cría y la elaboración del pato gracias a Jacques Carles sólo podía terminar con una broma del gran Jacques. Me invita a que bebamos de unos originales porrones en forma de pato, por supuesto al tirarnos la bebida sólo el que tiene Jacques tiene liquido, el mío está vacío y por tanto solo bebo yo.
He pasado una de las mañanas más divertidas en muchos años ¡que gran hombre!

Para los buscadores de delicias y amantes del pato os pongo en este post la foto superior para que podáis identificar sus productos ¡magistrales y totalmente recomendables!


Jacques nos ha alimentado con ganas y nos vamos a hacer un poco de deporte. En Najac se encuentra un establecimiento dedicado a los deportes de aventura, kajak, escalada, bicicleta de montaña… nosotros nos decidimos por el kajak y pasamos una tarde muy divertida.
Al terminar nuestra aventura marchamos al departamento de Lot concretamente a Saint Cirq Lapopie a conocer a otro cocinero que habla perfectamente español, Enric Viven un buen chef que trabaja en sus diferentes restaurantes de esta población, nosotros vamos a Gourmet Quercynois. Entre sus instalaciones tiene una preciosa tienda y museo del vino donde podemos encontrar infinidad de especialidades locales todas ellas con categoría de delicatessen: trufa, espárragos, fresas, frutas rojas, pato, el ábecou (queso de cabra), azafrán, tartas aromatizadas y el vino de Cahors.

Tanto su interior como su exterior son deliciosos, con un ambiente rústico, de campiña francesa. Enric en la cocina nos recibe con todo aprecio y le pedimos una cena especial. Una sencilla tortilla con trufa y una ensalada. El deporte no ha conseguido bajar la gran comida de este día y tenemos que cenar algo con menos calorías.

Enric no se puede resistir a preparar una cena tan sencilla y nos prepara su especial foie además de dos deliciosos postres que ponen punto final a una espléndida cena. Un gran chef se ve en grandes y pequeños platos.

Enric es un experto en vinos y nos ha recomendado para nuestra cena un interesante vino, Le Sid 2001 de Cahors de producción biodinámica y variedad Malbec. Es elegante y mineral de equilibrada acidez y taninos suaves, perfecto para el pato y sus derivados. 
Terminamos la noche con una animada charla con una pareja de viajeros alemanes (Astrid y Albrecht) que han llegado a estos parajes en viaje a España, no tienen claro los lugares que van a visitar y me permito recomendarles lo mejor de España. Nos despedimos de nuestros amigos germanos y nos retiramos a descansar al hotel propiedad de Enric, el Hotel Le Saint Cirq situado en el corazón del Parque Natural del Causses del Quercy un hotel mágico y muy glamuroso con piscina climatizada, habitaciones de lujo y unas vistas de ensueño.

Un hotel a tener muy en cuenta y que bien merece la pena para pasar unos días en esta zona donde hay mucho que hacer y ver.
Al amanecer un delicioso desayuno en la terraza con las preciosas vistas al pueblo y al viñedo de Enric nos preparan para un nuevo día que nos regala un sol brillante.

Al visitar Saint Cirq Lapopie comprendemos que André Breton, Marx Ernst y Man Ray, entre otros artistas y escritores, quedasen atrapados por este bellísimo pueblo cargado de historia y una magia muy especial.  Suspendido en las rocas llama la atención por su impresionante iglesia gótica y sus muchas casas construidas en cascada con soportales y preciosas puertas de madera. Tiendas, museos y exposiciones de arte hacen de este pueblo un centro cultural vivo. Los artesanos son la otra parte singular del pueblo que se niegan a perder sus ancestrales costumbres.

Es el caso del buen Patrick Vinel tornero de la madera que trabaja creando todo tipo de piezas de madera, descendiente de 5 generaciones. Especializados en la ancestral creación de robinets (grifos de toneles de vino) esta familia exporta a todo el mundo su artesanal trabajo.

Antes de ir a comer conocemos un poco más sobre la zona y todo lo que por desgracia nos vamos a perder ¡por ahora! La cueva de Pech-Merle, santuario del paleolítico que conserva algunas de las pinturas rupestres más antiguas de Europa. Para los más pequeños es posible que disfruten de la navegación en canoa, descubran los peces del río, busquen tesoros ocultos, aprendan sobre la cría de caballos y ponis además de muchas actividades más.



Para comer nos han recomendado un lugar con mucho encanto en la misma plaza del pueblo, La posada Le Sombral dentro de una bella y muy antigua casa cuidadosamente restaurada. Las recomendaciones son: Foie-Gras de pato casero, Cazoleta de caracoles, Trucha escalfada al vino de Cahors y Pierna de Cordero de Quercy asado. Para el postre hay varias opciones todas ellas buenas pero la tarta de manzana nos ha entusiasmado. Un delicioso almuerzo donde el sabor y preparación del cordero nos ha gustado mucho. El vino que nos han recomendado en este agradable lugar ha sido un Chateau de Chambert 2005 producido con uva Malbec en la población de Cahors. Esta variedad de uva utilizada en algunos vinos de Burdeos es también muy apreciada en Argentina.

Con este buen sabor de boca y energías renovadas después de un magnifico rodaje durante toda la mañana decidimos hacer también hoy algo de deporte. Para ellos nos marchamos a Condunché (Bouzies) donde nos espera Didier Lacroix, un experto en deportes de aventura que cuenta con un excelente equipo técnico y guías para realizar espeleología, descenso de cañones, escalada, kayak, bicicleta de montaña, senderismo…
Aunque el día anterior lo pasamos muy bien con los kayak hoy decidimos por el senderismo, mi tradición de montañero me puede, a pesar de las muchas opciones que Didider y su empresa Kalapca nos proponen. El paisaje es impresionante y las expresiones de la naturaleza en esta zona nos dejan con la boca abierta y el tiempo dedicado nos sabe a poco. Para los amantes de la naturaleza y el deporte este lugar es ideal.

Antes de hacerse de noche nos ponemos en marcha, 30 minutos de agradable paisaje nos lleva a la población de Lamagdelaine a 7 kms. de Cahors
Allí nos espera otro descendiente de españoles en Claude & Richard Marco un extraordinario chef galardonado con una estrella Michelin y que junto a sus padres hace las delicias de sus clientes  en el interior de un pequeño hotel que cuenta con todas la comodidades. Richard Nos recibe en su agradable terraza donde me cuenta algunos de sus secretos.

En las paredes de las habitaciones los frescos del catalán Cristofol Almirall nos evocan un gusto romántico que imprime Line Marco, la madre de Richard.
Después de conocer nuestras habitaciones es hora conocer el corazón de este lugar ¡la cocina y el restaurante!
Lo primero que te sorprende es su impresionante sala con arquería de piedra creada en 1.823, un lugar muy especial de atmósfera relajante y elegante a la vez.

Un marco único para nuestra cena de despedida. Una vez seleccionada la mesa junto a la chimenea pasamos al centro de operaciones donde Richard crea con pasión y emoción sus exquisiteces con raíz local e influencias heredadas de padre a hijo.

En la cocina podemos filmar y descubrir algunos de los secretos del chef, el foie se prepara lentamente a las brasas del sarmiento, la presencia de la vid y el vino no pueden faltar en este mágico lugar.

Con cariño y sutileza Richard da rienda suelta a su creatividad y buen hacer, el primer plato en salir es un delicioso foie con pera, al probarlo el paladar agradecido produce una satisfacción que emociona.
El vino que Richard nos propone es un L´athentique Château Pineraie 2005 de Cahors de uva 100% Malbec y producido en una humilde bodega con viñedos de 50 años de antigüedad. Un vino de complejos aromas pero muy apropiado para los sabores que vamos a degustar.

Combinación de deliciosas carnes,  purés y salsas salen de la cocina de Richard con crujientes texturas y sabores de la tierra, todo ello con una impecable y creativa presentación.

Una cocina abierta al mundo, creativa y sutil teñida de regionalismo nos muestra en cada plato las excelencias de los productos de la tierra como la aromática trufa. Todo ello con una magnifica técnica gastronómica.

Productos del mar en perfecta combinación con jamón serrano, verduras, ajos confitados y deliciosos trigueros nos abren el apetito y nos deleitan a cada bocado.

Con los postres llega un delicioso carpaccio de piña con esencias cítricas y una fiesta de chocolate con diversas preparaciones deliciosas entre chocolates bien elaborados y helado artesano.
Mi último sabor de boca y agradables momentos pasados en esta zona de Francia se los debo a este gran chef y su familia ¡gracias por vuestra hospitalidad y cariño que nunca olvidaré!

Abandono este bello país con la emoción de lo conocido, de los amigos que dejo y que espero conservar para siempre, con la belleza observada en la naturaleza, arquitectura y arte en general, con la impresionante gastronomía disfrutada pero con la seguridad de mi regreso ya que me queda mucho por descubrir y disfrutar en Midi – Pyrénées.
Mi especial agradecimiento a todas las personas que nos han ayudado a realizar este fascinante viaje, a todos los que nos han invitado a disfrutar de sus hogares, restaurantes y hoteles en todos los departamentos que hemos visitado y por supuesto a ATOUT FRANCE, a Liliane Bodalo y Marie-José Romero por su inestimable ayuda y apoyo.

Si quieres ver en vídeo algunas de las imagenes de nuestro viaje o quieres realizar este viaje puedes entrar en www.viajacomoquieras.com
Si quieres realizar este viaje en grupo como incentivo para una empresa: www.imagenlimite.com 

Más en www.viajacomoquieras.com y www.imagenlimite.com