En el incomparable marco gastronómico del Mercado de San Antón en Madrid, que tantas alegrias da a los amantes de los productos alimenticios de calidad, hay un espacio que ya ha destacado por su excelencia en la creación de la pequeña gran gastronomía. Por supuesto hablo de los pintxos, tapas y raciones a los que tantos posts dedico en este blog. Estoy hablando de La Alacena de Victor Montes.

El día que conocí a Tamara y Rafael, los creadores de este singular espacio, sabía que estaba ante dos personas especiales. El buen gusto del local, la calidad de lo expuesto y su carácter abierto y de simpatía absoluta lo decían todo. Ya conocía su aventura en el Mercado de San Miguel y la calidad de sus famosas croquetas, también tengo el placer de conocer Victor Montes en la Plaza Nueva del casco Viejo de Bilbao, de donde vienen, su nueva apuesta ha sido complicada pero muy acertada.

Txangurro en concha de erizo, pulpo a la brasa, chipirón encebollado y una gran carta de pequeñas delicias componen su conjunto de pintxos y raciones. Magnífica presentación y sabores que me trasladan al país vasco y a sus deliciosos pintxos de Bilbao y San Sebastián.

Una formidable bodega preparada para los gustos de los más exigentes enólogos, una bien dotada tienda de quesos y embutidos, su famoso carro de croquetas y una zona especializada en cóctels, donde no falta la maravilla de la ingeniería “El Articube”para preparar bien frías las mejores copas de la zona, complementan sus muchas posibilidades como establecimiento estrella.
De tapas los madrileños saben mucho y no todos los establecimientos que abren son capaces de ofrecer lo que los exigentes habitantes de la capital quieren, La Alacena de Victor Montes tiene todo lo que necesita un gastro-bar en Madrid para triunfar . ¡Gracias por traer los sabores y una parte del País Vasco a Madrid!



La Alacena de Victor Montes está en el interior del nuevo Mercado de San Antón, que ha seguido la trayectoria del Mercado de San Miguel, muchas cosas han cambiado en estos nuevos mercados donde se busca encontrar a una clientela más joven y con poder adquisitivo, donde el ocio tiene una presencia fundamental y donde los turistas puedan encontrar una visión más actual, moderna y contemporánea de la ciudad de Madrid.

Infinidad de pequeños puestos ofreciendo delicias con sabores de todo el mundo nos invitan a tomar algo de una forma divertida, comprar para llevar o acompañarlo con una bebida.

Frutería espectacular, pescadería con el mejor pescado y todos los productos frescos que debe tener un tradicional mercado no faltan aquí, todo ello de la mejor calidad. Y para el resto de la compra en su última planta un Super Cor. Por el aparcamiento no te preocupes, en la rehabilitación del mercado han sido muy inteligentes y han creado un formidable parking de varias plantas en sus sótanos con entrada por la calle Libertad.

La disposición en plantas con un patio central dota a todo el edificio de una maravillosa luz natural que da ganas de estar en su interior. Una zona de exposiciones o presentaciones polivalente se encuentra en la segunda planta para celebrar todo tipo de eventos. En la planta superior un restaurante con terraza completa el edificio.

Cada tienda es una exposición de delicias y sabores que atrae a los visitantes, un ambiente genial de gente joven y mediana edad se ha convertido en el cliente tipo de este nuevo espacio de Madrid ganado nuevamente a una zona que no hace mucho prometía morir. Proyectos como este de rehabilitación de lugares estratégicos es lo que necesita la ciudad de Madrid, y tiene muchos. ¡Mi más sincera enhorabuena por otra genial idea que los madrileños sabrán agradecer!


Saber más: www.mercadosananton.com 

Más en www.viajacomoquieras.com y www.imagenlimite.com