En la madrileña calle de Huertas Sergi Arola nos muestra un cuidado gastro-bar con acierto y precios a medida de los tiempos que corren. Vi Cool es la continuación de la saga creada en Roses en 2007 que cuenta en su cocina con la chef Verónica Garrido. Inaugurado en el verano del 2011 ha calado en el ritmo del centro de la capital.

Para abrir boca comenzamos con el muy catalán pan con tomate que en un restaurante se Arola no se puede hacer más que de una forma “bien”.

La primera impresión es muy buena, presentación correcta y atractivo juego de vajillas en diferentes formas, arrancamos con una Berenjena ahumada a la llama, con piñones tostados y balsámico. No defrauda ni su sabor ni su textura, para algunos los platos Vi Cool serán pequeños pero no debemos olvidar que estamos en un gastro-bar y que se trata de probar muchos pequeños platos.

Para continuar un plato muy propio del verano, fresco y sugerente, Ensalada de tomate, atún ahumado y aceitunas de Aragón con un tomate deliciosos en su punto de madurez que se une con el salmón para darnos una delicada fragancia rematada con unas piedras de sal en un cuidado maridado.

Original presentación que simula una lata de sardinas para unas pequeñas pero con sabor profundo Sardinas marinadas con aceite de tomate seco y orégano fresco que seguro vas a repetir, nuevamente una acertada combinación de ingredientes en un plato muy sencillo pero muy efectista.

Nuestros platos van tomando cuerpo con la llegada de unas albóndigas fritas con chimichurri, servidas con una fondue de queso de cabra, que sin duda es otra original propuesta de Sergi que acompaña una sabrosa carne con la potencia del queso de cabra fundente.

Para romper un  poco sabores me he decantado por un queso que Sergi acompaña en el plato con otros aderezos formando su Queso Durius All Natural de hacienda San Nicolás, pan de frutos secos y mermelada de tomate. Un queso de oveja curado de leche cruda que sorprende por su fina textura su regusto a frutos secos y su aroma equilibrado e intenso. He empezado acompañado de la rica mermelada y del tierno pan de nueces pero reconozco que me gusta disfrutar de la intensidad de los quesos en su estado virgen sin interferencias así que termino con él sin aderezo alguno y el placer es la recompensa.

Me ha llamado también la atención en la carta el Steak Tartar, con sopa de soja y asados y su yema de huevo de corral, un diminuto steak tartar pero nuevamente con una intensidad de sabor y equilibrada composición que gusta a los amantes de la carne cruda y los buscadores de nuevas experiencias culinarias, muy bueno.

Mi degustación de salados termina con una suculenta Cocalivada que Arola enmarca en su carta dentro del apartado de Cocapizzas. Aquí no puedo engañar a mis sentidos y afloran los recuerdos de mi infancia, sabores de Cataluña y más concretamente de las Cocas de Lleida que formaron parte mis recuerdos gastronómicos siendo muy pequeño pero que empezaron a forjar mis amplios gustos del arte de la pitanza. Un acierto Sergi.

Un refrescante helado de Jengibre, menta y lima pone fin de forma brillante a esta comida informal pero llena de matices y emociones en el paladar. Sergi Arola ha emprendido otras aventuras en diferentes formatos en la capital que no han terminado de cuajar, y no será por no hacer bien las cosas, sencillamente no han gustado a los exigentes paladares de los madrileños. Sergi apuesta por la evolución en la cocina y esto ya se sabe que muchas veces es arriesgado.

Personalmente me gusta este íntimo espacio, me gusta su propuesta gastronómica de miniaturas con intenso sabor donde se fusionan la cocina tradicional y nuevas apuestas, me gusta su selección de productos de calidad y me gusta el ambiente que se respira en el local ¡Enhorabuena Sergi, un 10 para tu equipo de Madrid!

Más info: Web Vi Cool

Más en www.viajacomoquieras.com y www.imagenlimite.com