Mis pasos me llevan a Segovia, cae la noche a las seis de la tarde, es viernes y los foráneos y extranjeros aún llenan las calles cuando las luces de la catedral pintan sus eternas paredes cargadas de historia. 

Este mes se celebra el VIII Otoño Enológico donde vinos y gastronomía celebran en comunión múltiples experiencias y donde los grandes restaurantes sacan pecho para mostrar de lo que son capaces en armonía con grandes vinos.

Quiero vivir aquí la primera de las cenas de este evento, será en el Restaurante Villena*, una arriesgada y costosa apuesta que ha dado como resultado la creación de un exclusivo espacio gastronómico en el interior de la Capilla del antiguo Convento de Capuchinos, un bello edificio del Siglo XVII donde ya no se alimenta el espíritu pero si el cuerpo y la mente. La todo poderosa Guía Michelin ha considerado que se están haciendo las cosas bien, el trabajo del Chef Rubén Arnanz y todo su equipo ha sido recompensado con una estrella Michelin. El restaurante es anexo del Hotel Eurostars de cinco estrellas.

Su sala principal y las pequeñas, adyacentes a la nave central, trasmiten la historia por cada poro de la piedra que con gran esfuerzo trabajasen los canteros en el S. XVII.

Con tan bella estampa comienza la cena, será con tres snacks, un maíz baby, una bien elaborada pastela y una memorable croqueta de chorizo de Cantimpalos.

Los vinos que acompañaran la cena son las de la muy sostenible Bodega Bosque de Matasnos que elabora sus vinos en el altiplano de la Ribera del Duero a 950 m. de altitud. Comenzamos con una novedad, Syrah de Matasnos 2015, una sorpresa enológica, único vino elaborado con la variedad Syrah en la Ribera del Duero.

El primer plato es una “Ensalada líquida“. Unas laminas de manzana con esferificaciones de aceite de oliva descansan sobre un tartar con notas lácteas de queso. Elegante, muy elegante.

El siguiente paso será un “Foigras con membrillo” donde el protagonismo lo toma un producto de temporada como es el membrillo que me gusta especialmente, es uno de esos productos que guardamos en nuestra memoria gustativa desde pequeños, diferente a todo.

La nueva añada de Etiqueta Blanca Bosque de Matasnos 2015 será el vino que cataré para el siguiente. Elaborado con las variedades 90% tempranillo, 5% merlot, 3% Malbec y 2% garnacha. Destacan sus notas de fruta roja muy madura, ciruelas, cerezas, especiados, nuez moscada, clavo, laurel, toffe, café y tabaco.

Estas notas le dan el paso al chef para crear un plato en equivalencia de notas aromáticas y sabores que busca en el campo con la incorporación del siempre apreciado Boletus que encontramos en un “Arroz Boletus Pinicola

Bosque de Matasnos Etiqueta negra 2015, será la segunda primicia en esta cena. Elaborado con las variedades Tempranillo 95%, Merlot 5%. En su interior guarda ciruela madura pero proyecta fruta más fresca clavo, las especias son una constante con canela y pimienta blanca. En boca cacao, tabaco, pimientas…

Y para acompañarlo un siempre apetecible “Carré de cordero” que acompaña con una demi-glace, patatas y una parmentier.

Y terminamos con una esfera de fino caramelo que en su corazón transparente guarda la esencia de los bosques de las montañas cercanas, un “Yogourt de oveja y moras silvestres“, una exquisitez que demuestra la buena mano para la repostería de esta casa.

Los artífices de esta cena, el Chef Rubén Arnanz, Restaurante Villena y el gerente Y enólogo de Bosque de Matasnos, Jaime Postigo. Larga vida a ambos para que nos sigan haciendo disfrutar muchos años con su ingenio y capacidades bien demostradas.

Restaurante Villena

Plaza Capuchinos S/N 40001 Segovia

Tfno: 921 46 00 32 – 921 46 17 42

E-mail: reservas@restaurante-villena.com