Siempre digo que Carlos Bosch tiene esa varita mágica de la felicidad, consigue en todos sus locales, los tres de Alicante y ahora el nuevo de Madrid, hacer que la gente sea feliz, lo consigue gracias a una enorme inteligencia emocional y a una profesionalidad sin límites, a eso une un extraordinario gusto ¡et voilà! el cóctel perfecto!!!!. Hoy regreso a Manero Madrid, su última creación…

Su espectacular fachada ya es una de las más atractivas del barrio Salamanca y foco visual de todo el que pasa por allí.

En su interior todos los detalles cuidados al máximo con el gusto exquisito de Carlos y Raquel, una evocación a las más bellas tabernas que quieren renacer con este último Manero de Bosch.

Tres barras diferentes y espacios separados conforman el local de Madrid.

Y en cada una de ellas productos que no renuncian a ser los mejores en su clase…

Sin olvidar el producto de las lonjas de la tierra de este alicantino…

… y otros llegados de territorios extremos próximos al círculo polar ártico.

Y yo para ser feliz, como diría la canción, solo necesito uno de esos vinos nacidos en la preciosa Sanlúcar de Barrameda, una Manzanilla en Rama de saca única 2017 embotellada especialmente para MANERO con su nombre, al igual que muchos otros productos que se pueden degustar y comprar para llevar aquí, desde aceites, vinos, conservas, turrones…

Y para abrir boca sus ya famosas `Croquetas de rabo de toro y de jamón´, y como no quiero sacrificarme a quedarme sin probar ninguna de ellas las pruebo las dos, y por supuesto no fallan, de 10.

Un alicantino no puede montar un bar de tapas ilustradas y no tener una de sus más famosas tapas, Carlos la llama `Ensaladilla Manero´, el problema será comerse solo una.

Los amantes del queso serán felices con su `Tabla de quesos Manero´, con seis diferentes desde un Manchego, pasando por un Comté de 24 meses de maduración a un ilustrado queso azul, entre otros, acompañados de membrillo, nueces y manzana.

Pero si eres más casero, de buenos guisos con recuerdos de infancia no te van a faltar platos impecables como sus `Albondigas con salsa´, todo un tributo a las abuelas y madres del mundo.

Si en mi primera visita a Manero, antes de abrir sus puertas, me encantó el brioche de langosta no me he podido resistir a probar hoy el `Brioche de rabo de toro´, será otro de los platos especiales de la casa sin duda.

Bosch también rinde homenaje a uno de los grandes clásicos de la capital `El Bocadillo de calamares´, algo que ha sido insignia de Madrid para miles de turistas de todo el mundo y cuyo precursor más destacado fue el bar El brillante, un lugar que te insuflaba el aroma a calamar desde la manzana anterior, muy castizo y que ha marcado la infancia de los que nacimos en esta ciudad. Carlos le da su lugar en la carta y lo viste como antaño se hacía, envuelto en las clásicas servilletas de papel de bar, un precioso homenaje.

Toca fin la felicidad con `Milhoja de turrón´ altamente recomendable, sin desdeñar la de helado de vainilla, pero me reconozco fanático del turrón de Jijona y Carlos se encarga de que ese nombre en esta casa quede muy alto.

Hoy he tenido el placer de encontrar a la sumiller Nuria España que trabaja con Carlos Bosch y que la maternidad de su primer bebé ha mantenido retirada un tiempo de la bodega, deseando verla de nuevo en acción!!!!

Me marcho feliz de Manero Madrid, pero no tardaré en regresar, sin duda…

Bar Manero

C/Claudio Coello, 3, 28001 Madrid
+34 965 14 44 44