Mi último viaje me ha llevado al firmamento de las estrellas, las estrellas de la cocina española. Posiblemente ellos son los mejores cocineros del mundo. Para una persona, como yo, que adora y practica el mundo de la cocina esta ciudad y sus alrededores son un lugar emocionante único en el planeta. No en vano Donostia es la única ciudad del mundo que tiene el honor de compartir con Paris tal cantidad de estrellas Michelin.
Para empezar un hotel a la altura de este firmamento de estrellas, el genial Astoria 7 construido en el interior del antiguo cine Astoria. Un espacio ideal para los amantes del cine y de sus grandes estrellas. Dormirás con las más importantes estrellas del cine del mundo y en todo momento los tendrás cerca, su videoteca gratuita te garantiza buenas noches con el mejor cine e incluso puedes charlar con Alfred que siempre escucha a los clientes del hotel mientras lee un libro.   http://www.astoria7hotel.com/

El gran Alfred ha quedado representado en Astoria

La gran videoteca y biblioteca del Astoria 7

Mi aventura comienza de camino a Donostia, parada en Bilbao para conocer en el fascinante museo Guggenheim el nuevo proyecto de Josean Martínez Alija, naturalmente hablo de Nerua. Siempre es una delicia entrar en el ya considerado como uno de los museos más importantes del mundo, pero ahora es de obligado cumplimiento abrir la mente y dejar a nuestros sentidos navegar en en nuevo espacio de Nerua.

En consonancia con el museo la entrada de Nerua es de exquisito gusto 

Todo en Nerua da paz y buenas vibraciones, su cocina abierta nada más entrar nos recibe con una delicada limpieza de formas, luz y cocineros trabajando con una perfecta armonía.

La vistas desde la sala dan una personalidad muy exclusiva a Nerua
Josean y su encantador equipo te trasladan a nuevo mundo donde para empezar la mesa desnuda te espera sin ninguna pretensión. Al llegar el comensal la mesa ha alcanzado su mayor protagonismo “el cliente” a partir de ese momento la mente y los sentimiento empiezan a recibir información y placer. María José Vazquez, nariz de oro 2009, es la sumiller de Neruda que en 2009 supo identificar en copas negras los diferentes vinos presentados, compitiendo con otros 80 sumillers finalistas. Con ella empieza el maridaje que borda a la perfección haciendo que nuestros platos adquieran el sentido absoluto. 
Josean y su exclusiva cocina abierta a los ojos de todo visitante






















Para empezar María José nos propone un Txacoli que emociona por su frescura en boca, Otxanduri de Otxanduri Upategia, una bodega familiar de la D.O. Bizakaiko Txakolina situada en el municipio de Arrankudiaga. Elaborado con la variedad autóctona Ondarrabi Zuri este deliciosas caldo consiguió el Bacchus de Plata en el año 2006. 


Con una destacada presencia de verduras y hortalizas que aseguran una comida sana, equilibrada y nada pesada  la mesa comienza a vestirse con deliciosos tintes, sabores y esencias naturales donde cada plato es una sorpresa que siempre guarda en su interior lo mejor.

Para continuar nuestra encantadora sumiller nos propone un sorprendente vino, Biga de Luberri. Al entrar en boca su fruta roja adquiere presencia, fresca y limpia dando paso a la fuerza de las especias y la madera. Con la vainilla también presente adquiere una personalidad muy frutal donde las hierbas aromáticas tienen mucho que decir. Un Rioja crianza del 2008 que ya está presente en algunos de los mejores restaurantes del mundo.
                                       
Como plato principal para que este vino se luzca, Josean propone un sabroso foie. Después de viajar por toda Francia y conocer cientos de preparaciones de foie realizados por grandes maestros tengo que recomendar probar esta delicia.

Y para cerrar este espectáculo de sabores el chocolate es posiblemente la mejor opción, por lo menos Josean así lo piensa y creemos que tiene razón. Una vez más María José hace acto de presencia para proponer un maridaje, en este caso con una cerveza negra ¡maridaje perfecto!

















Sin duda Nerua ha sido una sorprendente experiencia, con dos semanas de existencia auguro un gran futuro a este nuevo proyecto de Josean Martínez Alija que ha sabido encontrar su espacio en una zona de España donde es difícil destacar por la gran calidad gastronómica de sus innumerables cocineros. Me marcho de Nerua con la emoción de un niño que ha descubierto algo nuevo y maravilloso y unos nuevos amigos que espero mantener mucho tiempo.

Mi siguiente parada es en la preciosa población de Hondarribia. De dicha población el diario “The New York Times”, en un articulo que ha dado la vuelta al mundo, la definió como “Explosión de sabor en un minúsculo pueblo vasco”. La elección ha sido el, ya muy famoso, restaurante Arroka Berri.    http://www.arrokaberri.com/

Gorka Cepeda es el chef de este restaurante que despunta con buena proyección. Un bonito jardín nos da la entrada a un cuidado restaurante decorado con obras de Chillida. Lo mejor está por llegar cuando el amable Gorka empieza su despliegue de buen hacer con productos de la tierra y de temporada, los protagonistas por supuesto los habitantes del mar.

Empezamos con un aperitivo, chupito de calabacín con tomate rebozado maridado con un interesante txacoli macerado con sus pieles, Ameztoi Primus del 2010. Muy brillante, con reflejos amarillos claros donde las notas de fruta madura rompen en boca con gran densidad.


Un vino buen compañero para la ensalada de bogavante, bonita presentación para un mejor sabor donde destacan todas las esencias del mar gracias a pescados del día trabajados con delicadeza y acierto. 
Y con Gorka es difícil tomar una decisión ya que la ensalada de foie es espectacular, diferente pero deliciosa igualmente.
Continuar mejor si es posible con un arroz cremoso de langostino, carabineros con patatas y pimentón o unas deliciosas vieras, si además lo acompañas con un vino como Castillo de Monjardín el sabor se eleva a la máxima expresión.       



Y con la llegada del postre la explosión del dulce cierra magistralmente una comida deliciosa que recomiendo a todo el que pueda permitirse acercarse por estos lares. Coulant de avellanas, sus deliciosas tartas, o sus sorbetes en la copa de fresas o fantasía de mango. 



Y me marcho de Arroka Berri con la seguridad de regresar y ver llegar muy lejos a Gorka, un cocinero que sabe tratar con mucho cariño lo mejor que el mar y la naturaleza nos regala cada día. 
Más en www.viajacomoquieras.com y www.imagenlimite.com