Mis visitas a Espai Kru se suceden al cabo del año cuando viajo a Barcelona y es que se ha convertido ya en un clásico de la Ciudad Condal, garantía de un buen producto que el Chef Ever Delfín domina y en el que no interfiere innecesariamente, respetando su máximo sabor, dando solo la notas para potenciar en algunos casos la excelencia.

Su agradable sala es objetivo de cliente cosmopolita e internacional, que conoce ya el restaurante o está bien informado.

 

Me recibe como siempre con su sonrisa y simpatía natural, aliciente para hacer más deseable comer en este espacio, dejarse aconsejar es la mejor opción.

Su carta guarda algunos platos que ya son clásicos de la casa e innovaciones y evoluciones de otros.

Si eres de los que pruebas las croquetas de todos los restaurantes no te debes perder estas, “Croqueta de gambas y centolla” Sin duda para la lista de las grandes croquetas de Barcelona.

Amadas por muchos y temidas por otros la ostra afortunadamente tienen su sitio aquí, Ever la prepara de tal forma que los que dicen que no les gusta pueden cambiar de opinión, es su “Ostra con leche de tigre”.

Otra acertada versión de un excepcional molusco “Navaja con salsa anticucho” la fuerza de la salsa exalta los sabores marinos de la navaja.

Un homenaje al Atún Rojo, a su ronqueo o despiece del mismo, tradición nipona denominada así por el ruido que hacen los cuchillos japoneses al tocar la espina dorsal del atún cuando se procede a su despiece.

 

Ever utiliza el mejor Atún Rojo del mundo, Balfegó, capturado en Baleares en cerco y trasladado a L´Ametlla de Mar (Tarragona) donde vivirán hasta su sacrificio alimentados con pescado azul.

 

El plato llamado Ronqueo se compone de las siguientes partes, Lomo Negro, Cola Blanca, Tarantelo, Ventresca y Parpatana.

El “Calamar a la arrabiata” es estético y muy sabroso plato a la vez que un juego visual, simulando unos fetuccini, el calamar es cortado con la forma de dicha pasta crudo y congelado para poder laminarlo, se termina con la picante arrabiata que le va sorprendentemente bien el calamar crudo.

La posibilidad de disfrutar de sashimis de pescado muy frescos aquí es una realidad, hoy mi elección es de Calamar, Salmón salvaje de Alaska con sus huevas, Hamachi y jurel.

Una exquisita “caballa marinada en vinagre” es la siguiente petición.

Si antes hablaba de platos clásicos de la casa este es uno de ellos, el “Tartar de tomate” refrescante y singular, presentado como el caviar o el Stek Tartar de carne en algunos lugares sofisticados, con base de hielo bajo el recipiente que lo contiene.

Y otro clásico que yo no puedo dejar de probar en Espai Kru es el “Rodaballo salvaje frito” rebozado y frito con ese toque tan emocionante de curry. No lo quites nunca de la carta Ever!!!!!

Algunos pensaran que en restaurantes de crudo los postres fallarán, pues el que se lo crea se equivoca, un divertido, estimulante y sabroso “Coco Ahumado” me parece una buena forma de rebajar la cena.

A eso le sumo un “Mini cornete de turrón” y el lujo tiene forma.

Los platos han mostrado su mejor cara acompañados de “Monopole 2014” un vino del pasado que regresa al presente para sorprender a los que no lo conozcan, recomendación del buen sumiller Paco Marín.

Siempre es un placer venir a abrazar a Ever, verle trabajar y disfrutar de su cocina, apuesta segura y buen lugar para quedar bien con pareja, amigos o clientes, seguirá siendo un lugar de referencia en Barcelona por muchos años.