Es sin duda una de las ciudades más bellas del mundo, perderse en su callejas sin mirar al reloj es una mis aficiones preferidas, andar sin rumbo conectando un barrio tras otro sin fin, y descubrir lugares mágicos, tiendas olvidadas por el tiempo, restaurantes de los que ya nadie habla, y entre toda esa fascinante amalgama los lugares de moda, las últimas aperturas, los maestros de siempre…

En mi ultimo viaje a la capital francesa quise cambiar los lugares habituales así que busqué, busqué, y encontré, uno de mis barrios preferidos, Le Marais sería mi base durante estos días donde la gastronomía es la protagonista.

El nuevo hotel 9 Confidentiel, situado en la rue du Roi de Sicile, en el corazón del cuarto distrito de París, ideado totalmente por el visionario diseñador Philippe Starck será mi elección. No esperes grandes habitaciones pero si con encanto y con unas agradables zonas comunes donde alta repostería, música y buenos cócteles se dan la mano.

 

La omnipresente pastelería tiene en este barrio buenos representantes como LES TROIS CHOCOLATS, CHOCOLATIERE de la japonesa SANO Emiko, todo un espectáculo.

Pero si de repostería hablamos en esta zona no podemos dejar de conocer a Yann Couvreur que hace autenticas joyas de repostería.

Y de propuestas en salado, un lugar ideal para desayunar, buen chocolate y zumos para acompañar.

Un paseo al borde del Sena nos llevará a ver la terriblemente decapitada Notre Dame, aún recuerdo las imágenes que dieron la vuelta al mundo en llamas, la gran catedral ya nunca será lo que fue pero seguirá siendo faro de la capital parisina.

Bajo la atenta mirada de un callejero y contemporáneo Dalí pongo rumbo a la gran dama de la ciudad.

La Torre Eiffel, la contemplo un rato fuera de la zona de influencia de los miles de güiris que la acosan cada día.

En los alrededores una gran oferta de restaurantes y pequeños bistrot luchan por hacerse con los muchos turistas que visitan esta zona. Muy cerca se encuentra Tomy & Co.

Tomy Gousset abre su primer restaurante, Tomy & Co. en 2016, a él le gusta definir su cocina como atemporal.

Dorada, coliflor, rábano verde, arroz y salsa de leche de tigre.

Maneja con criterio y buen sentido verduras ecológicas de Essonne, fusión de sabores que generan una elegante gastronomía.

Ambiente de ejecutivos con buen movimiento de bodega, selección de vinos de 2000 botellas de vino del Ródano a Portugal pasando por Córcega. Opción interesante de vinos por copas.

Tomy & Co.

22 rue Surcouf
75007 Paris

T. 01 45 51 46 93

Cruzamos de nuevo el Sena para llegar a un espacio que muchos podrían definir como “una puta locura”, y si vas a cenar lo entenderás.

En una zona donde no faltan algunos de los restaurantes más valorados de la ciudad, la rue du Mont-Thabor, muy cerca del jardín de las Tullerías y de la place Vendôme los tres fundadores del grupo experimental Romée de Goriainoff, Pierre-Charles Cros y Olivier Bon, abrieron su nuevo restaurante junto a Assaf Granit y Uri Navon, dos reconocidos chefs de Israel.

Los que ya conozcan el que fue su primer éxito cerca de Machne-Yehuda en Jerusalén y los siguientes en la misma ciudad y después en Londres ya saben de que hablo. Sorprende que su cocina nazca de la adaptación de todas las tradiciones traídas de la diáspora y esto se mezcle con una locura de música a toda pastilla que no te permite escuchar a los camareros en ningún momento, los clientes para poder hablar gritan hasta el infinito, y esto es Balagan, que significa “desorden” en hebreo. Pero no hay de que asustarse, pura provocación, una locura muy divertida si te toca buena mesa y tienes buenos pulmones para gritar más que el de la mesa de al lado. Durante toda la noche asiduos del local se levantan sobre los asientos y cantan las canciones hebreas del momento mientras los camareros y cocineros iluminan a los improvisados bailarines y cantantes, costumbre esta exportada de los locales de Israel.

El chef Dan Yosha, llegado de Machne-Yehuda de Jerusalén, es el responsable junto a su equipo de una cocina bien elaborada donde el sabor está presente, lo excéntrico del local no se ha adueñado de la cocina, lo que es una buena noticia.

Una rica colección de mezze para comenzar es muy recomendable, especias, hierbas, las reinas de su cocina.

Las verduras, legumbres y ensaladas también son protagonistas de la carta.

Shishbarak al estilo levantino, berenjenas a la parrilla con carbón, calamares fritos, mollejas de ternera a la parrilla, estofado de alcachofa marroquí-israelí, cordero mansaf, lubina como en Jerusalén, cuscús, gormeh sabzi. Su carta se puede disfrutar a cualquier hora del día.

Otro de sus puntos fuerte es la carta de vinos, con presencia de bodegas de Israel, Líbano, España, Italia… en especial.

01 40 20 72 14
RESERVATION@​BALAGAN-​PARIS.​COM
9 RUE D’ALGER
75001 PARIS

http://www.balagan-paris.com/

 

Si eres un fanático de la cocina italiana y allí donde vas quieres probarla, París ya cuenta con otro enorme representante de esta cocina que domina el mundo, en la foto se puede ver como acogió la capital francesa la apertura de otro gran establecimiento de ETALY.

Presente en medio mundo, con locales a cual más fascinante, EATALY PARÍS MARAIS es una muestra de lo bien que los italianos saben vender su gastronomía.

Hasta ocho espacios de restauración completamente diferentes y divertidos se suman a una tienda interminable en todas sus plantas donde no faltan las miles de especialidades y productos de toda Italia.

Quesos, vinos, embutidos, pastas, aparatos de cocina, dulces, pan, la lista es inmensa…

Yo me decanto en esta ocasión por su espacio LA PIZZA ALLA PALA, ya conozco varios de sus restaurantes en el mundo y siempre como pasta, hoy será su pizza, elaborada con una masa muy hidratada y con una larga fermentación. Después se estira en longitud como manda la tradición. A continuación la pizza se coloca en una pala y se termina con productos frescos como burrata, culatello, stracciatella… Si te gusta comer en barra te lo recomiendo, los cocineros son muy simpáticos y cocinan toda la pasta en la misma cocina de la barra que es el espacio central del local.

En su carta la estrella es esta enorme LA GRAN PIZZA, cuatro sabores para compartir, donde se unen la Margarita, la cinco quesos, la de patata, salchichas y romero y la capricciosa. La apuesta está en si eres capaz de comértela.

Si, yo me la terminé, pero quedó solo sitio para probar la estrella de sus postres, el Tiramisú EATALY con crema de mascarpone, bizcocho, café y cacao amargo.

37 Rue Sainte-Croix de la Bretonnerie
+33 (0)1 83 65 81 00

https://www.eataly.net/fr_fr/magasins/paris-marais/archive-paris-marais/restaurants-cafes-paris-marais/

Y de lo canalla a lo divino solo hay 20 minutos a pie, esta ciudad es extraordinaria para hacerla paseando, con buen tiempo mucho mejor claro está, a uno de los que para mi es un templo gastronómico de París. Mucho se critica a los grandes cocineros franceses con estrellas por el agotamiento de sus ideas, pero ni todo es negro ni blanco, hay ejemplo muy notables.

Uno de esos ejemplos es Alan Geaam, con una estrella Michelin este humilde cocinero se ha sabido situar en la élite de la ciudad en muy poco tiempo. Lo hace con una carta que no para de cambiar con producto de temporada. Su restaurante mereció un reportaje para él solo en este blog, os adjunto el link para poder verlo:

https://www.estebancapdevila.com/2019/04/alan-geaam-la-referencia-paris.html

Mi viaje toca a su fin y me marcho, como buen enamorado de los trenes en el TGV, me tocará la hora de comer en el tren y odio la cafeterías de los trenes así que me preparo mi almuerzo ferroviario en uno de mis establecimientos preferidos de París, uno de esos antiguos colmados por los que el tiempo no ha pasado desde 1920. Salvado aún de la desaparición y del rodillo de la globalización, es “A la Ville de Roez“, aquí habitan los mejores productos de la pequeña ciudad medieval de Rodez ( Aveyronnais), un fascinante lugar donde se puede encontrar carnes curadas y patés, tripoux y foie gras, salchichas frescas,col rellena y confitada, pudín con castañas y pounti, filet mignon de cerdo y ternera Aubrac y para cortar todo ello los cuchillos de la Forge de Laguiole. Un recuerdo imborrable terminar así mi viaje a París con los sabores de Francia de regreso a España mientras disfruto del paisaje de este excepcional país.

A la Ville de Rodez

22 rue Vieille du Temple
75004 Paris

Tel : 01 48 87 79 36

 

Dejo mucho por ver y mucho por andar, París en siempre nuevo, siempre fascinante, jusqu’à la prochaine fois mes amis!!!!!!