Algunas veces me acusan de que mis reportajes son siempre de restaurante gastronómicos y con estrellas, y no lo voy a negar la mayor parte de mi trabajo transcurre en este mundo elitista y hedonista que seguiré defendiendo mientras tenga aliento, pero este hecho no impide que disfrute en muchos otros espacios que muestran otra cocina tan respetable y fascinante como la de los gastronómicos, hoy os llevo a uno de esos mundos canallas que tanto me gustan.

Te sorprenderá la entrada, pensarás que te has equivocado, que estás en un edificio de oficinas, sigue adelante… te espera una persona que te colocará en el ascensor correcto y te elevarás hasta lo más alto de Barcelona donde no te faltarán unas vistas alucinantes. Has llegado a Baroz, su nombre es la suma de tres palabras, Bar (fenómeno social, cultural, comportamiento generacional), Oz (magia, espantapájaros, infancia, hojalata), Arroz (cereal, alimento básico, mediterráneo, familia, ancestral). Con esta premisa comenzamos.

Sí, estás en otro tiempo, la música de los ochenta, movida madrileña, el lugar lo dice todo, bienvenido a uno de mis lugares canallas de capital catalana.

Tengo que empezar con una de las mejores cervezas tiradas en Barcelona, un gustazo que acompaño con dos básicos del lugar y los defino como indica la carta: Mejillones en escabeche (dicen que son la leche) y doy fe de que en efecto lo son, también unos Berberechos al natural y su salsa secreta, su secreto creo que tiene origen en Jerez… acompañado todo con unas patatas fritas fantásticas que a mi siempre se me quedan cortas, el doble es perfecto para acompañar lo pedido y que yo sea feliz 🙂

Los Boquerones en vinagre, como los preparan en Madrid, con piparra, es mi siguiente tentación, ya te aviso que también te quedarás corto, son geniales.

A estas alturas ya estamos en la segunda cerveza, la necesitaré para disfrutar de este imposible de mejorar Arroz negro con sepionets. Te esperan si prefieres Arroces de Gambas, o de pollo y cigalas, o de alcachofas, detas, butifarra del Perol, o de «cap y pota». Pero para mi el negro es superior.

Y de postre el último viaje en el tiempo, un suso de masa frita relleno de crema pastelera, como es debido, regreso a mi infancia, recuerdo de mis primos hermanos que viven en Barcelona y con los que viví gran parte de mi infancia y juventud.

Uno de esos lugares que nunca deben desaparecer de la Ciudad Condal, con un gusto imposible de imitar, un encuentro con un tiempo mejor, una gastronomía sincera, hecha para disfrutar y que no cierra ningún día de la semana. Bon apetit!!!!

 

Restaurante Baroz

TEL: +34 936 313 590

AV. DE LES DRASSANES, 6 – 8, PISO 23,

08001, BARCELONA

INFO@BAROZ.ES

http://baroz.es/